Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

La Vila de Gràcia

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Plaza
Tipo de lugar: Plaza
Dirección: España, Barcelona, Barcelona
Número de textos: 1
4 stars

Contenido:
A finales del siglo XVIII, Gràcia era un pequeño vecindario del plano de Barcelona en el cruce de vías entre el camino hacia Sant Cugat desde la ciudad y el camino transversal que la esquivaba por el norte. Allí se habían establecido dos monasterios, el Convento de Santa María de Gràcia, conocido posteriormente como los Josepets de Gràcia, y el de Santa María de Jesús, a partir de los cuales había ido creciendo la villa. Dependiente de Barcelona, Gràcia era una villa eminentemente agraria. En 1801 fue parcelada y empezaron diferentes proyectos de construcción de calles según el propietario del terreno. Así, Gràcia fue creciendo para acoger a la gente que venía a trabajar a la ciudad pero que no encontraba lugar donde vivir dentro de las apretadas murallas. En 1821, Gracia consiguió ser un municipio independiente, pero sólo por dos años. Más tarde, se urbanizó el Paseo de Gracia, que se convirtió en un lugar de reunión y esparcimiento de la burguesía barcelonesa. En 1850, poco antes de que las murallas fueran tiradas en el suelo, Gracia se convirtió en municipio independiente. Y lo sería durante casi cincuenta años hasta 1897, cuando el avanzado estado del Eixample hace que Barcelona absorba no sólo Gràcia sino también Sants, Sant Martí de Provençals, Sant Andreu y otros. Durante todo este tiempo, pequeños talleres se fueron instalando en las parcelas de Gràcia que se iban urbanizando. La inicial actividad agraria se iba convirtiendo en producción industrial. A mediados de siglo XIX, la llegada de las grandes industrias textiles terminaron convirtiendo Gràcia en un barrio obrero con una gran tradición reivindicativa. Con el tiempo también las industrias abandonaron el barrio que, poco a poco, fue pasando de industrial a comercial y de servicios.

Más información:
Joan Lafarga i Oriol (2000). “Itinerari Geogràfic per l'antiga vila de Gràcia”. Treballs de la Societat Catalana de Geografia, 49, p. 253-265.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario