Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Comas i Solà y el espíritu de Leonor: La Real Academia de las Ciencias y las Artes

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Punto de interés científico
Tipo de lugar: Punto de interés científico
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia El investigador en metapsíquica ruso Alexander Aksakov controla la médium Eusapia Paladino.

Introducción:
La primavera de 1907, el conocido y prestigioso astrónomo catalán, Josep Comas i Solà fue invitado a investigar el curioso fenómeno de la materialización de un espíritu. Comas y Solà ideó una serie de condiciones y pasos a seguir para estudiar el espiritismo como si de un experimento de laboratorio se tratara. La médium y sus defensores, sin embargo, encontraron que algunas de las imposiciones del astrónomo impedían la concentración y, por tanto, la realización final de los fenómenos. Comas y Solà fue, durante años, miembro de la Real Academia de las Ciencias y las Artes de Barcelona.

Contenido:
Josep Comas i Solà ha sido uno de los astrónomos catalanes más reconocidos del siglo XX. Primer director del Observatorio Fabra, que dependía de la Real Academia de las Ciencias y las Artes, descubrió planetas y estrellas y era especialmente popular por sus esfuerzos de divulgación de la astronomía y por su simpatía por los movimientos obreros. En 1907 Comas fue invitado a estudiar a la médium Carmen Domínguez, que tenía como especialidad la materialización de un espíritu. Parece que Domínguez, toda vestida de negro, se escondía en una habitación oscura al lado de donde estaban los asistentes a la sesión, que también estaban a oscuras. Poco después aparecía un espíritu vestido completamente de blanco que decía llamarse Leonor. Comas sometió a la médium a determinadas pruebas, como, por ejemplo, coser una serie de fajas alrededor de la cintura para que quedara sujeta a la silla. En esta ocasión, Leonor no apareció, pero los espiritistas argumentaron que este tipo de mecanismos afectaban la actividad de la médium, que no podía ejercer sus facultades. En todo esto había pues problemas de autoridad: ¿quien la tenía, el científico o el espiritista? Pero también intervenían los criterios sociales de honor y decencia. El mismo Comas decía que él podría levantarse en medio de la sesión, encender las luces y desenmascarar el espíritu, pero que no lo hacía por respeto hacia la médium y sus compañeros espiritistas. Después de la experiencia, Comas publicó una serie de artículos en las que categorizaba los fenómenos en tres grupos: los ciertos, los dudosos y los falsos. Comas decía que ciertos golpes y efectos luminosos que sucedían durante la sesión podían ser ciertos, que las marcas que se observaban en manos y pies de la médium eran dudosas pero que la aparición de la Leonor, y la posibilidad del contacto con espíritus en general, era falsa. La conclusión de Comas era clara: “El espiritismo, tal y como está concebido, no puede de ninguna manera ser aceptado por la ciencia”.

Más información:
A. Graus; J. M. Bonet (2014). “L’astrònom que podia veure cometes però no esperits: el cas Comas i l’espiritisme barceloní (1906-1908)”. A: P. Bernat (ed.). Astres i meteors: Estudis sobre història de l’astronomia i la meteorologia. Calvià: Edicions Talaiots, pp. 125-139. [en catalán]

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario