Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

La Exposición Internacional de 1929

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Punto de interés científico
Tipo de lugar: Punto de interés científico
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia Cartel promocional de la Exposición Internacional de 1929.

Contenido:
La Exposición Internacional de 1929 tiene su origen en la época de la Mancomunidad catalana, que propone una exposición para promocionar y mostrar al mundo la industria catalana, y especialmente la industria eléctrica. Ya en el año 1914, se propone hacer una “Exposición de Industrias Eléctricas”, primero en una zona cercana al Besòs, quizás donde recientemente se hizo el Fòrum de las Culturas, pero finalmente se decide elegir como sede la área de Montjuïc, hasta ese momento ocupada por barracas de trabajadores inmigrados. La idea inicial es que la Exposición se realice en 1917 pero una crisis en la industria local y el estallido de la Primera Guerra Mundial hacen que se descarte esta opción y se escoja 1925, como el año para el certamen. Así, comienzan las obras dirigidas por el arquitecto, arqueólogo y político Josep Puig i Cadafalch que suponen una primera urbanización de la actual Avenida de María Cristina. En 1923 sin embargo, estalla la dictadura de Primo de Rivera que, dada la implicación de la Mancomunidad en el proyecto, primero lo suspende, para luego retomarlo para el año 1929, coincidiendo con la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Esta nueva Exposición sin embargo, ya no estaría solo dedicada a la industria, sino que además tendría una segunda sección dedicada al arte y la arqueología, muy popular en aquel momento, y una tercera sección dedicada a los deportes. El hecho de que la Exposición fuera temática y no contara con la representación de países de todo el mundo, sino básicamente europeos, hizo que esta fuera una exposición internacional y no universal, como lo había sido la de 1888. En general, la Exposición mostró la ciencia de forma muy ecléctica, desorganizada, con mucha énfasis en la industria, el negocio y el comercio y menos en los contenidos científicos o en la orientación divulgativa, que ya estaban teniendo otras exposiciones. Arquitectónicamente, la Exposición supone la consolidación del “noucentisme”, así como la introducción en Cataluña de una nueva arquitectura de vanguardia, representada, como veremos, en el pabellón de Alemania. Parece que además dejó, como también pasó a la de 1988, un déficit milionario, y un éxito relativo ya que coincidió con el llamado crack del 29 que hizo bajar mucho la asistencia tanto de expositores como de visitantes extranjeros. Así pues, el 19 de Mayo de 1929, Alfonso XIII, que con sólo 2 añitos había estado presente en la inauguración de la Exposición Universal de 1888, inauguró, junto con Primo de Rivera, la Exposición Internacional de 1929.

Más información:
Fernàndez-Gonzàlez, Guillem, “Urbanisme i energia elèctrica a l'Exposició Internacional de Barcelona” a: Casals, Vicente i Capel, Horacio (eds.). Actas del Simposio Internacional Globalización, innovación y construcción de redes técnicas urbanas en América.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario