Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

El Palacio Nacional y las soluciones para subir a Montjuïc

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Palacio
Tipo de lugar: Palacio
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia Pequeño funicular que llevaba a los visitantes de la Exposición a la altura del Palacio Nacional.

Introducción:
Subiendo desde el Instituto Cartográfico, nos encontramos un misterioso arco de cemento, que mirando esta fotografía, descubrimos que se trata de los restos de un pequeño funicular que salvaba los desniveles de Montjuïc a los visitantes de la Exposición para llegar al Palacio Nacional, actual Museo Nacional de Arte de Cataluña, edificio central del certamen de 1929.

Contenido:
Este pequeño funicular, que tenía un recorrido de unos 100 metros y salvaba un desnivel de 30 metros, no fue el único funicular estrenado para la Exposición Internacional. Un año antes, ya pensando en el evento, se puso en funcionamiento el funicular de Montjuïc, que recorría un trazado similar al que todavía recorrer hoy en día, desde el Paralelo hasta la Avenida Miramar. Este funicular era mucho más largo, casi un kilómetro de recorrido, evitaba un desnivel más importante, hasta 80 metros, y llegaba hasta los 16 km/h, ¡anunciándose en su momento como el más rápido del mundo! En cuanto al Palacio Nacional, fue diseñado, desde muy al principio, ya por Puig i Cadafalch, como el edificio central y emblema de la Exposición. El proyecto finalmente fue encargado a Eugeni Cendoya y Enric Catà, que diseñaron un edificio clásico, grandilocuente, siguiendo el más puro estilo novecentista del momento. El edificio acogió una de las exposiciones más importantes del evento, con el título de “Arte en España”. En la sala oval, que todavía puede visitarse hoy en día, se realizó la inauguración de la Exposición Internacional, presidida por Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia, secundados por el general Miguel Primo de Rivera. Cerca del Palacio Nacional, en la parte superior de Montjuïc, se concentraban los pabellones de empresas privadas que utilizaban la Exposición como reclamo publicitario. Dos buenos ejemplos, que destacaban por sus espectaculares torres, fueron la Torre Asland y la Torre Jorba. Asland era una empresa cementera que construyó una torre, hecha, como no, de hormigón, que hacía 50 metros de altura, con un mirador y una luz en forma de faro arriba de todo. La Torre Jorba era una especie de torre Eiffel formada por las letras de Jorba. Hacía también 50 metros ¡y pasaban coches por debajo! Ambas fueron desmontadas después de la Exposición.

Más información:
Ignasi Solà-Morales (1976), L'Exposició Internacional de Barcelona (1914-1929) com a instrument de política urbana. Recerques: història, economia, cultura, núm. 6, p. 135-146. [en catalán]

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario