Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Una Sección Extranjera de Vanguardia

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Punto de interés
Tipo de lugar: Punto de interés
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia De izquierda a derecha y de arriba a abajo: el Pabellón de los Reinos Serbio, Croata y Esloveno, el Pabellón de Suecia, el Pabellón de Rumania, el Pabellón de Bélgica y el rey Alfonso XIII en la inauguración del Pabellón Alemán.

Introducción:
Bajando desde las Columnas a la izquierda nos encontramos con el llamado Pabellón Mies van der Rohe, originalmente pensado como el Pabellón de Alemania, la auténtica joya de la Sección Extranjera de la Exposición Internacional de 1929. La coincidencia de esta Exposición en Barcelona con la Exposición Iberoamericana en Sevilla hizo que ninguno de los países americanos tuvieran representación en la ciudad condal, donde básicamente había pabellones de diferentes países europeos.

Contenido:
El Pabellón barcelonés de Ludwig Mies van der Rohe ha sido considerado una de las obras maestras de este genial arquitecto. Se trata de un muy buen ejemplo de arquitectura de vanguardia, paradigma de cómo sería la arquitectura en la segunda mitad del siglo XX, y un contraste muy fuerte con el que proponían los arquitectos locales en edificios como el Palacio Nacional, que seguía un estilo totalmente clásico. Estamos ante un edificio rectangular, puesto sobre un podio de travertino, con muy poca decoración, tanto en el exterior, donde encontramos unos pequeños estanques y la escultura “La Mañana” de Georg Kolbe; como en el interior, donde van der Rohe contó con la colaboración de su pareja, la interiorista Lily Reich. Juntos también elaboraron una silla de diseño llamada Barcelona Chair con motivo de su paso por la Exposición. El Pabellón fue derribado después del evento pero, en 1985, fue reconstruido a partir de los planos originales. Otros pabellones extranjeros interesantes eran el de Rumanía, que reproducía una casa solariega típica de Transilvania y que después de la Guerra fue utilizada para retener republicanos antes ser derribada; el Pabellón de Bélgica, que reproducía un palacio de Malinas, con una gran torre y que, antes de ser derribado en los años 60s, sirvió de vivienda para chabolistas de Montjuïc; el Pabellón de Suecia, obra de vanguardia de Peder Clason con una torre de madera, que se utilizó para calentar los inviernos fríos de la Guerra Civil y posguerra. El Pabellón fue reconstruido en Berga donde sirvió de escuela y fue derruido en los años 60, para ser de nuevo reconstruido en 2001 como Archivo del Berguedà; el Pabellón de los Reinos Serbio, Croata y Esloveno también de madera, muy vanguandista y con forma de estrella, tenía franjas horitzontas blancas y negras, estaba al lado del Palacio Nacional, fue derribado después de la Exposición. Durante la Exposición, Barcelona recibió la visita del Graff Zeppelin alemán, un impresionante dirigible, el más grande de la historia de 236 metros de largo, que se pasó sobrevolando Barcelona durante una hora por la tarde y un rato más a la noche del 16 de marzo de 1929. La llegada del dirigible fue un evento en la ciudad, la gente salió a saludar; por la noche, los focos de un barco alemán anclado en el puerto y los focos del Palacio Nacional lo iluminaron. Tras su paso por Barcelona, el Graff Zeppelin completó la primera vuelta al mundo de un dirigible. Sin embargo, antes de la Segunda Guerra, y después de un accidente en Estados Unidos, estos aparatos fueron mayoritariamente desmantelados.

Más información:
L. Lizondo Sevilla; I. Bosch Reig; J. Santatecla Fayos (2010). Recuperación del legado cultural arquitectónico de las exposiciones de Mies van der Rohe y Lilly Reich: la exposición internacional de Barcelona de 1929. Arché, vol. 4-5, p. 325-332.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario