Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Edificio histórico
Tipo de lugar: Edificio histórico
Dirección: Espanya, Barcelona, Barcelona, La Rambla, 115
Número de textos: 4
4 stars

Edificio:


El edificio de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona fue construido en 1883 por el arquitecto modernista Josep Domènech i Estapà y en 1887 la academia instaló su sede aquí. En 1893 se acabó la construcción de las dos torres, asociadas a las medidas astronómicas para determinar la hora oficial de Barcelona. Pero, el orígen de esta entidad se remonta a la segunda mitad de siglo XVIII: en 1764 se creó bajo el nombre de Conferencia Físico-Matemática Experimental y poco después, en 1770, pasó a denominarse Real Academia.

Historia natural:


En el contexto europeo, durante la segunda mitad del siglo XVII se creaon las primeras Academias y Sociedades científicas. En 1660 se fundó la Royal Society de Londres y en 1666 la Académie des Sciences de París. Las academias o sociedades científicas surgieron como asociaciones pensadas para el estudio y la comunicación de la ciencia. Esta forma de organización emergió ligada con un nuevo protagonismo de la experimentación. Se consideraba que el conocimiento científico estaría mejor promovido mediante la instauración de corporaciones bien estructuradas. Entre los objetos que se conservan hay el primer Daguerrotipo de España con el que se hizo la primera fotografía de la ciudad.
 Memoria titulada “Del Montjuïc al Papiol a través de las épocas geológicas” leída por el canónigo y geólogo Jaume Almera en la Real Academia de Ciencias de Barcelona el 20 de diciembre de 1879.Durante el último cuarto de siglo XIX, las élites científicas se reunían en la Academia de Ciencies y Artes de Barcelona y daban a conocer los descubrimientos que hacían sus miembros, descubrimientos que se publicaban en el boletín de la Academia y que tenían un seguimiento en la prensa, en periódicos como La Vanguardia. Así, por ejemplo, uno de nuestros protagonistas -Jaume Almera- leyó en sesión pública el 29 de diciembre de 1879 la memoria “De Montjuich al Papiol a través de las épocas geológicas” o también podríamos haber conocido el descubrimiento que protagonizó el mismo Almera de ‘tres grandes animales antediluvianos’, a través de una nota publicada en el boletín, en 1899. Este naturalista fue Presidente de la Real Academia durante el bienio de 1906-1908, lo que sirve para mostrar cómo los naturalistas actuaban desde diferentes plataformas y se paseaban por distintos escenarios urbanos –cada uno con su registre (académico, amateur, profesional y popular). También fue presidente de la Acadèmia, en tres ocasiones (1872-1874, 1876-1878, i 1884-1886), Julián Casaña, el rector de la Universidad implicado en el caso de de Buen.

Enlaces:


Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona: http://www.racab.es
Nieto-Galán,A. i Roca Rosell, A. La Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona als siglos XVIII i XIX : Historia, ciència i societat. Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona : Institut d’Estudis Catalans. Barcelona: 2000. 384 p.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Edificio:


El edificio de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona fue construido en 1883 por el arquitecto modernista Josep Domènech i Estapà y en 1887 la academia instaló su sede aquí. En 1893 se acabó la construcción de las dos torres, asociadas a las medidas astronómicas para determinar la hora oficial de Barcelona. Pero, el orígen de esta entidad se remonta a la segunda mitad de siglo XVIII: en 1764 se creó bajo el nombre de Conferencia Físico-Matemática Experimental y poco después, en 1770, pasó a denominarse Real Academia.

Historia natural:


En el contexto europeo, durante la segunda mitad del siglo XVII se creaon las primeras Academias y Sociedades científicas. En 1660 se fundó la Royal Society de Londres y en 1666 la Académie des Sciences de París. Las academias o sociedades científicas surgieron como asociaciones pensadas para el estudio y la comunicación de la ciencia. Esta forma de organización emergió ligada con un nuevo protagonismo de la experimentación. Se consideraba que el conocimiento científico estaría mejor promovido mediante la instauración de corporaciones bien estructuradas. Entre los objetos que se conservan hay el primer Daguerrotipo de España con el que se hizo la primera fotografía de la ciudad.
“Memoria

Memoria titulada “Del Montjuïc al Papiol a través de las épocas geológicas” leída por el canónigo y geólogo Jaume Almera en la Real Academia de Ciencias de Barcelona el 20 de diciembre de 1879.

Durante el último cuarto de siglo XIX, las élites científicas se reunían en la Academia de Ciencies y Artes de Barcelona y daban a conocer los descubrimientos que hacían sus miembros, descubrimientos que se publicaban en el boletín de la Academia y que tenían un seguimiento en la prensa, en periódicos como La Vanguardia. Así, por ejemplo, uno de nuestros protagonistas -Jaume Almera- leyó en sesión pública el 29 de diciembre de 1879 la memoria “De Montjuich al Papiol a través de las épocas geológicas” o también podríamos haber conocido el descubrimiento que protagonizó el mismo Almera de ‘tres grandes animales antediluvianos’, a través de una nota publicada en el boletín, en 1899. Este naturalista fue Presidente de la Real Academia durante el bienio de 1906-1908, lo que sirve para mostrar cómo los naturalistas actuaban desde diferentes plataformas y se paseaban por distintos escenarios urbanos –cada uno con su registre (académico, amateur, profesional y popular). También fue presidente de la Acadèmia, en tres ocasiones (1872-1874, 1876-1878, i 1884-1886), Julián Casaña, el rector de la Universidad implicado en el caso de de Buen.

Enlaces:


Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona: http://www.racab.es
Nieto-Galán,A. i Roca Rosell, A. La Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona als siglos XVIII i XIX : Historia, ciència i societat. Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona : Institut d’Estudis Catalans. Barcelona: 2000. 384 p.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Realizado por wikipedia.org | Referencia Pere prlpz | © CC 3.0
Realizado por wikipedia.org | Referencia Wikipedia.org | © CC 3.0

La Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona es una Real Academia ubicada en Barcelona, España, fundada en 1764 como sociedad literaria y que en el 2007 cumple las funciones del estudio de las Ciencias, en especial en el ámbito de Cataluña.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Más información

Edificio:


El edificio de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona fue construido en 1883 por el arquitecto modernista Josep Domènech i Estapà y en 1887 la academia instaló su sede aquí. En 1893 se acabó la construcción de las dos torres, asociadas a las medidas astronómicas para determinar la hora oficial de Barcelona. Pero, el orígen de esta entidad se remonta a la segunda mitad de siglo XVIII: en 1764 se creó bajo el nombre de Conferencia Físico-Matemática Experimental y poco después, en 1770, pasó a denominarse Real Academia.

Historia natural:


En el contexto europeo, durante la segunda mitad del siglo XVII se creaon las primeras Academias y Sociedades científicas. En 1660 se fundó la Royal Society de Londres y en 1666 la Académie des Sciences de París. Las academias o sociedades científicas surgieron como asociaciones pensadas para el estudio y la comunicación de la ciencia. Esta forma de organización emergió ligada con un nuevo protagonismo de la experimentación. Se consideraba que el conocimiento científico estaría mejor promovido mediante la instauración de corporaciones bien estructuradas. Entre los objetos que se conservan hay el primer Daguerrotipo de España con el que se hizo la primera fotografía de la ciudad.
Durante el último cuarto de siglo XIX, las élites científicas se reunían en la Academia de Ciencies y Artes de Barcelona y daban a conocer los descubrimientos que hacían sus miembros, descubrimientos que se publicaban en el boletín de la Academia y que tenían un seguimiento en la prensa, en periódicos como La Vanguardia. Así, por ejemplo, uno de nuestros protagonistas -Jaume Almera- leyó en sesión pública el 29 de diciembre de 1879 la memoria “De Montjuich al Papiol a través de las épocas geológicas” o también podríamos haber conocido el descubrimiento que protagonizó el mismo Almera de ‘tres grandes animales antediluvianos’, a través de una nota publicada en el boletín, en 1899. Este naturalista fue Presidente de la Real Academia durante el bienio de 1906-1908, lo que sirve para mostrar cómo los naturalistas actuaban desde diferentes plataformas y se paseaban por distintos escenarios urbanos –cada uno con su registre (académico, amateur, profesional y popular). También fue presidente de la Acadèmia, en tres ocasiones (1872-1874, 1876-1878, i 1884-1886), Julián Casaña, el rector de la Universidad implicado en el caso de de Buen.

Enlaces:


Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona: http://www.racab.es
Nieto-Galán,A. i Roca Rosell, A. La Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona als siglos XVIII i XIX : Historia, ciència i societat. Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona : Institut d’Estudis Catalans. Barcelona: 2000. 384 p.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario