Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Fabra i Coats

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Fábrica
Tipo de lugar: Fábrica
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia Salida de los trabajadores de la Fabra i Coats por la Calle Gran de Sant Andreu, 1934.

Introducción:
En 1840, el empresario Joan Mas i Esteve levantó su fábrica algodonera cerca de la Riera de Sant Andreu y del Rec Comtal, llamada el Vapor del Rec. En 1903 se fundó la Compañía Anónima de Hilaturas de Fabra y Coats como resultado de la unión de una serie de empresas dedicadas al textil. En 1916, Hilaturas Fabra y Coats compró el Vapor del Rec y trasladó allí las instalaciones de otra fábrica llamada el Vapor del Fil. La compra también supuso la compactación del núcleo fabril de los Fabra en Sant Andreu.

Contenido:
Conocida como Can Mamella (literalmente, “Casa Ubre”), gran parte de la población del barrio dependía de Hilaturas Fabra y Coats, no sólo en el aspecto laboral, sino por motivos relacionados con hechos de consumo y asistenciales: la empresa ofrecía a los trabajadores cobertura sanitaria y asistencial (cabe destacar el Centro Antituberculoso), pensión voluntaria de jubilación, economato, comedores y todo tipo de actividades sociales y recreativas con instalaciones propias. Destaca la Casa Cuna, una guardería para las criaturas de las trabajadoras de la Fabra y Coats, que entre los años 1940-1960 suponían el 80% de los 5.000 trabajadores de la fábrica. Todo ello convirtió esta fábrica en una pseudocolonia industrial. Fabra y Coats seguía una filosofía de autosuficiencia que, sumada a su posición dominante en el mercado español a principios de siglo XX hacen que llegara a la condición de monopolio.
En las décadas de los 70-80, la empresa sufre una fuerte crisis. Primero vendió el edificio de Ca l’Alzina, que más tarde sería la sede de una delegación de hacienda. Después reconvierte el proceso de producción textil, despide trabajadores y reduce las factorías que tiene en Sant Andreu. En 1989, vende los terrenos de la Fábrica del Rec, con 14.000 m2 edificados, al Ayuntamiento, que lo derriba todo excepto el edificio conocido como Can Fabra. Después de muchos años de reivindicación vecinal, entre 1995 y 2002 se inauguró la plaza, el aparcamiento subterráneo, la fuente cibernética, la biblioteca y el centro cultural. En 2005 cerraba la última fábrica de la Coats en Sant Andreu, y desde ese momento varias plataformas vecinales reclaman el uso público de los terrenos. Hoy por hoy, hay la guardería municipal La Filadora, una fábrica de creación y centro de arte contemporáneo y el Casal de Barri de l’Harmonia, un equipamiento cultural definido por las entidades del entorno y autogestionado por el Ateneu de l’Harmonia desde septiembre de 2014. También se está construyendo la Escuela Can Fabra y se debe construir un instituto de secundaria, así como viviendas y un centro asistencial.

Más información:
- Jordi Rabassa (2007). “La memoria de la Fabra i Coats”.  [en catalán]
- Vídeo “Els treballadors de la fàbrica de filatures de Sant Andreu tenien camp de futbol, pistes de tennis i piscina”. [en catalán]
- Vídeo “Les treballadores de la fàbrica de filatures Fabra i Coats tenien servei de guarderia per als fills”.  [en catalán]

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario