Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Barcelona, meca del espiritismo: los Congresos Internacionales

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Punto de interés científico
Tipo de lugar: Punto de interés científico
Dirección:
Número de textos: 1
3 stars
Realizado por Rutes científiques de Barcelona | Referencia En la imagen superior, espiritistas al primer congreso internacional de 1888. En la imagen inferior, asistentes al congreso internacional de espiritismo celebrado en 1934.

Introducción:
Barcelona fue, desde que surgió hasta la Guerra Civil Española, uno de los centros mundiales de la doctrina espiritista. Prueba de ello es la celebración, en 1888, coincidiendo con la Exposición Universal, el primer congreso internacional espiritista, justo antes del primero en París, y la celebración, en 1934, en los mismos pabellones que habían acogido Exposición internacional de 1929, del quinto congreso internacional de espiritismo. Hoy en día aún podemos ver lo que queda de aquellos pabellones.

Contenido:
En septiembre de 1888, coincidiendo con la Exposición Universal de Barcelona, que tenía lugar en el recinto del Parque de la Ciudadela, se celebró, en el Salón Eslava, en la Ronda San Pedro, cerca del parque barcelonés, el primer congreso internacional de espiritismo. Este congreso contó con unos 2.000 asistentes de todo el mundo. Presidiendo el salón había un busto de Allan Kardec, creador de la doctrina espiritista. El congreso no consistía en sesiones con médiums, sino que eran presentaciones y charlas sobre la doctrina espiritista. Entre el público se podían ver muchas mujeres, a diferencia de la mayoría de actos públicos de la época, y una gran presencia de la clase trabajadora, que podía asistir, ya que las sesiones comenzaban a las nueve de la noche. Se hablaba de los grandes temas que preocupaban a los espiritistas: la igualdad de géneros, la prohibición de la pena de muerte, el rechazo a la industria militar, la secularización de los cementerios, el carácter científico de la doctrina espiritista… Más tarde, durante los años de Primo de Rivera, el espiritismo estuvo escondido, pero con la Segunda República, volvió con fuerza y consiguió que los pabellones de la Exposición internacional de 1929 acogieran el quinto congreso internacional de espiritismo. Tanto el alcalde de Barcelona, Carles Pi i Sunyer, como el presidente de la Generalitat, Lluís Companys, asistieron al acto de inauguración. Es posible que el hecho de que el médico Humbert Torres, miembro destacado de Esquerra Republicana de Cataluña, partido de Companys, fuera espiritista, influyó en la presencia de los mandatarios. El espiritismo, como el anarquismo o la masoneria, y otras doctrinas y pensamientos, fue una de esas ideologías que perdió la Guerra Civil. Sus cabecillas fueron fusilados y sus bibliotecas fueron expoliadas y enviadas al archivo de Salamanca. El espiritismo fue clasificado como doctrina en contra de la fe católica y, por tanto, fue declarado ilegal. Sin embargo, parece que en la posguerra todavía había familias que practicaban el espiritismo a escondidas y había cierta resistencia al Franquismo desde el espiritismo. Después de los 40 años de dictadura, en 1977 se celebró el primer acto público espiritista desde 1939. Hoy en día aún sobreviven unos pocos centros espiritistas en Barcelona y alrededores, y las enseñanzas de Kardec tienen fuerza sobre todo en países latinoamericanos como Brasil o Cuba.

Más información:
Lisa Abend (2004). “Specters of the secular: Spiritism in Nineteenth-century Spain”. European History Quarterly, vol. 34, num. 4, p. 507-534.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario