Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

A Francesc Rius i Taulet

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Monumento
Tipo de lugar: Monumento
Dirección: España, Barcelona, Barcelona
Número de textos: 5
4 stars

Introducció
Francesc de Paula Rius i Taulet va ser alcalde de Barcelona pel partit liberal monàrquic en quatre fases diferents, l’última de les quals durant l’Exposició. Dos anys després de l’esdeveniment, el 1890, Rius i Taulet va morir. Poc després es va erigir aquest monument en el que es destaca la seva iniciativa urbanística. Dissenyat, altre cop, per Pere Falqués i amb l’escultor Manel Fluxà encarregat de les estàtues, el que no explica aquest monument es com la gestió de Rius i Taulet i el seu consistori van portar a l’Ajuntament a una ruïna econòmica de la que va costar anys sortir.

Contingut:
“Haz lo que debas, aunque debas lo que hagas”. Aquesta va ser la resposta que Rius i Taulet va donar als periodistes catalans que preguntaren sobre la despesa econòmica que suposava l’Exposició. La cita mostra les dues cares de l’alcalde de les patilles prominents, que feien les delícies dels diaris satírics de l’època. Certament tenia empenta i volia tirar endavant el projecte, però també va deixar l’Ajuntament amb un fort endeutament com a conseqüència de l’esdeveniment. Els industrials catalans i el Govern espanyol, després d’unes llargues negociacions, brillantment novel·lades per Eduardo Mendoza a “La Ciudad de Los Prodigios”, també van contribuir econòmicament a l’Exposició. Les males llengües diuen que Madrid va aportar prou com per que els catalans no poguessin dir que ho havien fet tot sols, però no suficient com per evitar l’endeutament municipal. Amb tot, l’Exposició va suposar, per primera vegada, una obertura de la ciutat cap al mar amb la creació del Passeig de Colom, que anava des del monument al “descobridor” fins a l’entrada de la Ciutadella. També en aquest moment es va electrificar l’enllumenat públic de Les Rambles i del mateix Passeig Colom. L’Ajuntament va engegar diverses iniciatives per atraure els visitants estrangers a la mostra, que es va anunciar per tota Europa. El tren des de França es va oferir a mitat de preu i es va voler que cent policies de la Guàrdia Urbana aprenguessin francès per poder comunicar-se amb els turistes. Aquesta mesura va ser molt aplaudida a la premsa que la va considerar molt útil. En l’actual carrer Pujades, davant de l’entrada a la Ciutadella, es trobava una de les grans atraccions de l’Exposició, la Muntanya Russa.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Introducción:
Francesc de Paula Rius i Taulet fue alcalde de Barcelona por el partido liberal monárquico en cuatro fases diferentes, la última de las cuales durante la Exposición. Dos años después del evento, en 1890, Rius y Taulet murió. Poco después se le erigió este monumento en el que se destaca su iniciativa urbanística. Diseñado, otra vez, por Pere Falqués y con el escultor Manuel Fluxà encargado de las estatuas, lo que no explica este monumento se como la gestión de Rius i Taulet y su consistorio llevaron al Ayuntamiento a una ruina económica de la que costó años salir.

Contenido:
“Haz lo que debas, aúnque debas lo que hagas”. Esta fue la respuesta que Rius y Taulet dio a los periodistas catalanes que preguntaron sobre el gasto económico que suponía la Exposición. La cita muestra las dos caras del alcalde de las patillas prominentes, que hacían las delicias de los periódicos satíricos de la época. Ciertamente tenía empuje y quería sacar adelante el proyecto, pero también dejó el Ayuntamiento con un fuerte endeudamiento como consecuencia del evento. Los industriales catalanes y el Gobierno español, después de unas largas negociaciones, brillantemente noveladas por Eduardo Mendoza en “La Ciudad de Los Prodigios “, también contribuyeron económicamente a la Exposición. Las malas lenguas dicen que Madrid aportó lo suficiente como para que los catalanes no pudieran decir que lo habían hecho solos, pero no suficiente como para evitar el endeudamiento municipal. Sea como fuere, la Exposición supuso, por primera vez, una apertura de la ciudad hacia el mar con la creación del Paseo de Coló , que iba desde el monumento al “descubridor” hasta la entrada de la Ciudadela. También en este momento se electrificó el alumbrado público de Las Ramblas y del mismo Paseo Colón. El Ayuntamiento puso en marcha varias iniciativas para atraer a los visitantes extranjeros a la muestra, que se anunció por toda Europa. El tren desde Francia se ofreció a mitad de precio y se quiso que cien policías de la Guardia Urbana aprendieran francés para poder comunicarse con los turistas. Esta medida fue muy aplaudida en la prensa que la consideró muy útil. En la actual calle Pujades, delante de la entrada a la Ciudadela, se encontraba una de las grandes atracciones de la Exposición, la Montaña Rusa.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Introducción:
Francesc de Paula Rius i Taulet fue alcalde de Barcelona por el partido liberal monárquico en cuatro fases diferentes, la última de las cuales durante la Exposición. Dos años después del evento, en 1890, Rius y Taulet murió. Poco después se le erigió este monumento en el que se destaca su iniciativa urbanística. Diseñado, otra vez, por Pere Falqués y con Manuel Fluxà encargado de las esculturas, lo que no explica este monumento se como la gestión de Rius i Taulet y su consistorio llevaron al Ayuntamiento a una ruina económica de la que costó años salir.

Contenido:
“Haz lo que debas, aúnque debas lo que hagas”. Esta fue la respuesta que Rius y Taulet dio a los periodistas catalanes que preguntaron sobre el gasto económico que suponía la Exposición. La cita muestra las dos caras del alcalde de las patillas prominentes, que hacían las delicias de los periódicos satíricos de la época. Ciertamente tenía empuje y quería sacar adelante el proyecto, pero también dejó el Ayuntamiento con un fuerte endeudamiento como consecuencia del evento. Los industriales catalanes y el Gobierno español, después de unas largas negociaciones, brillantemente noveladas por Eduardo Mendoza en “La Ciudad de Los Prodigios “, también contribuyeron económicamente a la Exposición. Las malas lenguas dicen que Madrid aportó lo suficiente como para que los catalanes no pudieran decir que lo habían hecho solos, pero no suficiente como para evitar el endeudamiento municipal. Sea como fuere, la Exposición supuso, por primera vez, una apertura de la ciudad hacia el mar con la creación del Paseo de Colón, que iba desde el monumento al “descubridor” hasta la entrada de la Ciudadela. También en este momento se electrificó el alumbrado público de Las Ramblas y del mismo Paseo Colón. El Ayuntamiento puso en marcha varias iniciativas para atraer a los visitantes extranjeros a la muestra, que se anunció por toda Europa. El tren desde Francia se ofreció a mitad de precio y se quiso que cien policías de la Guardia Urbana aprendieran francés para poder comunicarse con los turistas. Esta medida fue muy aplaudida en la prensa que la consideró muy útil. En la actual calle Pujades, delante de la entrada a la Ciudadela, se encontraba una de las grandes atracciones de la Exposición, las montañas rusas.

Más información:

Mendoza, Eduardo “La Ciudad de los Prodigios” Seix Barral, 1986.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Realizado por wikipedia.org | Referencia Lohen11 | © CC 3.0
Realizado por wikipedia.org | Referencia Wikipedia.org | © CC 3.0

A Francesc Rius i Taulet es un monumento escultórico situado en el Paseo de Lluís Companys de Barcelona, en el Distrito de Ciutat Vella. Está dedicado al abogado y político Francesc de Paula Rius i Taulet, alcalde de Barcelona y principal impulsor de la Exposición Universal de 1888. El monumento está considerado como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) en el Inventario del Patrimonio Cultural catalán con el código 08019/1117.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Más información


Caricatura de Rius i Taulet obra de Manuel Moliné i Muns.


Introducción:
Francesc de Paula Rius i Taulet fue alcalde de Barcelona por el partido liberal monárquico en cuatro fases diferentes, la última de las cuales durante la Exposición. Dos años después del evento, en 1890, Rius y Taulet murió. Poco después se le erigió este monumento en el que se destaca su iniciativa urbanística. Diseñado, otra vez, por Pere Falqués y con Manuel Fluxà encargado de las esculturas, lo que no explica este monumento se como la gestión de Rius i Taulet y su consistorio llevaron al Ayuntamiento a una ruina económica de la que costó años salir.

Contenido:
“Haz lo que debas, aúnque debas lo que hagas”. Esta fue la respuesta que Rius y Taulet dio a los periodistas catalanes que preguntaron sobre el gasto económico que suponía la Exposición. La cita muestra las dos caras del alcalde de las patillas prominentes, que hacían las delicias de los periódicos satíricos de la época. Ciertamente tenía empuje y quería sacar adelante el proyecto, pero también dejó el Ayuntamiento con un fuerte endeudamiento como consecuencia del evento. Los industriales catalanes y el Gobierno español, después de unas largas negociaciones, brillantemente noveladas por Eduardo Mendoza en “La Ciudad de Los Prodigios “, también contribuyeron económicamente a la Exposición. Las malas lenguas dicen que Madrid aportó lo suficiente como para que los catalanes no pudieran decir que lo habían hecho solos, pero no suficiente como para evitar el endeudamiento municipal. Sea como fuere, la Exposición supuso, por primera vez, una apertura de la ciudad hacia el mar con la creación del Paseo de Colón, que iba desde el monumento al “descubridor” hasta la entrada de la Ciudadela. También en este momento se electrificó el alumbrado público de Las Ramblas y del mismo Paseo Colón. El Ayuntamiento puso en marcha varias iniciativas para atraer a los visitantes extranjeros a la muestra, que se anunció por toda Europa. El tren desde Francia se ofreció a mitad de precio y se quiso que cien policías de la Guardia Urbana aprendieran francés para poder comunicarse con los turistas. Esta medida fue muy aplaudida en la prensa que la consideró muy útil. En la actual calle Pujades, delante de la entrada a la Ciudadela, se encontraba una de las grandes atracciones de la Exposición, las montañas rusas.

Más información:

Mendoza, Eduardo “La Ciudad de los Prodigios” Seix Barral, 1986.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario