Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia y la calidad de nuestros servicios. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Más información Ocultar

Catedral

Necesita un hotel?

Enlaces patrocinados

Rutas cercanos

Lugares cerca

Contenido relacionado

Hoteles cercanos

Restaurantes cercanos

Enlaces patrocinados

🔎
Punto de interés
Tipo de lugar: Punto de interés
Número de textos: 2
3 stars
Realizado por coro Zambrano
Realizado por coro Zambrano

La catedral de Canterbury es una de las más antiguas y famosas estructuras cristianas en Inglaterra. Es la Catedral del Arzobispo anglicano de Canterbury, el primado de toda Inglaterra y el líder religioso de la Iglesia de Inglaterra. Esta iglesia madre de la Diócesis de Canterbury (al este Kent) es el foco de la Religión Anglicana. Su título formal en inglés es Cathedral and Metropolitical Church of Christ at Canterbury.
Fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988, junto a la abadía de San Agustín e iglesia de San Martín
La edificación del conjunto se llevó a cabo sobre las ruinas de un edificio construido por san Agustín en el siglo VI. El edificio actual es el resultado de dos fases de construcción, la primera de 1070 a 1184 y la segunda de 1378 a 1505. El iniciador de las obras fue el arzobispo Lanfranco, designado por el Duque Guillermo en 1070.
Un capítulo oscuro en la historia de la catedral fue la decapitación de Thomas Becket en la esquina nordeste del interior del complejo el domingo, 29 de diciembre de 1170 por parte de unos guardias que oyeron por casualidad al rey Enrique II de Inglaterra diciendo «¿Quién me librará de este sacerdote indiscreto?» después de que tuvo un enfrentamiento con Becket. Los guardias tomaron las palabras del rey literalmente y asesinaron a Becket en su propia Catedral. Becket sería el segundo de cuatro arzobispos de Canterbury que fueron asesinados.
Después del desastroso incendio de 1174, que destruyó el extremo oriente de la catedral, Guillermo de Sens reconstruyó el lugar con un diseño mucho más moderno, Gótico, incluyendo altos arcos puntiagudos, arbotantes, con acentuación de las líneas verticales de los altos pilares y agujas en el exterior para crear alturas mayores en el interior. Más tarde, Guillermo el Inglés añadió la Capilla de la Trinidad como un lugar santo para las reliquias de Santo Tomás el Mártir. Con el tiempo otros entierros importantes se llevaron a cabo en este lugar, como el de Eduardo Plantagenet (el Príncipe Negro) y el Rey Enrique IV de Inglaterra. La Torre Corona (nombre original) fue construida en el extremo este para que contuviera la reliquia de la cabeza de Santo Tomás que le fue cercenada en su asesinato.
Los ingresos obtenidos por parte de los peregrinos (que incluyeron a personajes como Geoffrey Chaucer, autor de Los cuentos de Canterbury) quienes visitaban el santuario de Becket, considerado como un lugar de curación, pagaron en gran medida por todas las reconstrucciones subsecuentes de la Catedral y de sus edificios aledaños.
La fachada está abierta por un ventanal de tracería calada y flanqueada por dos torres con contrafuertes. Posee una portada construida entre 1425 y 1427 muy decorada. Se accede por la puerta sur; la nave central, está abierta por altísimos y estrechos arcos ojivales entre pilares fasciculados que se disponen en abanico al llegar a la bóveda. Desde el transepto, cuya bóveda consta de ramificaciones marmóreas en abanico, se baja a la cripta con planta de cinco naves. Es la mayor y más elaborada de toda Inglaterra. Ocupa el espacio del coro y de la Trinity Chapel y los anexos absidiales. Pertenece al primer periodo normando y conserva los capiteles figurativos y las nervaduras talladas de los pilares compuestos. En la nave derecha se abren dos capillas: la Temple Chapel y la St. Grabriel´s Chapel, de época normanda, con planta de dos naves decorada con frescos del siglo XII. En la nave izquierda se abren otras dos capillas: la St. Nicholas Chapel y la Holy Innocets Chapel, de dos naves separadas por pilares salomónicos y capiteles decorados.
El coro es del siglo XII y su artífice fue Guillaume de Sens. Subiendo los escalones laterales del altar mayor se entra en la Trinity Chapel, construida en honor a Becket. Es una construcción de planta elíptica que se sustenta sobre columnas pareadas de mármoles variados. Está iluminada por vidrieras que ilustran los milagros del santo. La tumba de Becket se encuentra en el punto señalado por el altar of Swords Point, antes de ser destruida en 1538 por orden de Enrique VIII. Detrás del altar se encuentra la Cátedra de San Agustín, del siglo XII, trono en mármol de Purbeck utilizado en la coronación de los arzobispos.
La antigua torre central normanda fue demolida en 1430. La reconstrucción de la torre (Bell Henry) ocurrió aproximadamente 50 años más tarde, comenzando en 1490, y terminando en 1505, su altura final fue de 91 metros y su estilo la de gótico perpendicular.

DETALLES DESTACADOS DE LA CATEDRAL

La Rosa de los Vientos

La rosa de los vientos de bronce es el símbolo de la comunión anglicana de todo el mundo, de la que la Catedral de Canterbury es la Madre Iglesia. La inscripción en griego significa “La verdad os hará libres” (San Juan 8:32).

El martirio

Es el lugar precioso donde Thomas Becket fue asesinado, lo que convierte en el corazón histórico de la Catedral. Así anochecer del 29 de diciembre de 1170, los caballeros del Rey Enrique II irrumpieron en la Catedral por la puerta del claustro que se encuentra a su espalda. Mientras Becket se preparaba para el oficio de vísperas, lo atacaron violentamente con las espadas, causándole la muerte sobre estas piedras. Desde entonces, éste ha sido un lugar sagrado de peregrinación.

La versión moderna del Altar de la Punta de la Espada (llamado así porque la punta de la espada de uno de los Caballeros se rompió, por la fuerza de los golpes, al chocar con el suelo de piedra) está situado en el lugar en el que anteriormente existía un altar medieval. Durante siglos éste es uno de los puntos de peregrinaje de la Catedral. Es significativo que el Papa Juan Pablo II y el Arzobispo Robert Runcie oraron aquí el 29 de mayo de 1982, durante la primera visita que el Papa realizó a Inglaterra. El día de Santo Tomás Becket (29 de diciembre), durante una procesión a la luz de las velas después del oficio de vísperas, el Arzobispo reza aquí una oración.

La cripta oriental

En un principio, desde 1170 a 1220, la tumba de Becket estuvo situada en ella. Se cree que aquí han tenido lugar muchas curaciones milagrosas. Las dos ventanas con celosía en el centro, en la parte superior, permitían a los monjes custodiar la tumba desde la cámara de vigilancia situada arriba.

La Capilla de la Coronilla

Esta capilla se añadió para albergar la coronilla de Santo Tomás, que se le desprendió mientras era martirizado. En 1978 la capilla se dedicó a los Santos y Mártires de nuestro tiempo.

Junto a ella está la tumba del Arzobispo Hubert Walter, la tumba más antigua de la Catedral. Data de 1205 y tiene talladas cabezas románicas.

La tumba del Príncipe Negro

Más allá, a su derecha, se encuentra una de las más hermosa tumbas medievales de la Catedral, la de Eduardo Príncipe de Gales, conocido como el Príncipe Negro (m. 1376). La efigie dorada le muestra en armadura completa incluyendo guanteletes y yelmo, con los estribos que ganó la batalla de Crécy, y junto a su perro. En la parte superior cuelgan copias de su “ajuar funerario”. Los escudos de la tumba incluyen, por primera vez, las tres plumas de avestruz, símbolo de la paz, las cuales todavía se conocen como “las plumas del Príncipe de Gales”. Las detalladas instrucciones funerarias que el príncipe dejó se siguieron fielmente, excepto la de enterrarlo en la Cripta- se juzgó más apropiado situar la tumba aquí, cerca de Santo Tomás Becket.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Realizado por coro Zambrano
Realizado por coro Zambrano

La catedral de Canterbury es una de las más antiguas y famosas estructuras cristianas en Inglaterra. Es la Catedral del Arzobispo anglicano de Canterbury, el primado de toda Inglaterra y el líder religioso de la Iglesia de Inglaterra. Esta iglesia madre de la Diócesis de Canterbury (al este Kent) es el foco de la Religión Anglicana. Su título formal en inglés es Cathedral and Metropolitical Church of Christ at Canterbury.
Fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988, junto a la abadía de San Agustín e iglesia de San Martín
La edificación del conjunto se llevó a cabo sobre las ruinas de un edificio construido por san Agustín en el siglo VI. El edificio actual es el resultado de dos fases de construcción, la primera de 1070 a 1184 y la segunda de 1378 a 1505. El iniciador de las obras fue el arzobispo Lanfranco, designado por el Duque Guillermo en 1070.
Un capítulo oscuro en la historia de la catedral fue la decapitación de Thomas Becket en la esquina nordeste del interior del complejo el domingo, 29 de diciembre de 1170 por parte de unos guardias que oyeron por casualidad al rey Enrique II de Inglaterra diciendo «¿Quién me librará de este sacerdote indiscreto?» después de que tuvo un enfrentamiento con Becket. Los guardias tomaron las palabras del rey literalmente y asesinaron a Becket en su propia Catedral. Becket sería el segundo de cuatro arzobispos de Canterbury que fueron asesinados.
Después del desastroso incendio de 1174, que destruyó el extremo oriente de la catedral, Guillermo de Sens reconstruyó el lugar con un diseño mucho más moderno, Gótico, incluyendo altos arcos puntiagudos, arbotantes, con acentuación de las líneas verticales de los altos pilares y agujas en el exterior para crear alturas mayores en el interior. Más tarde, Guillermo el Inglés añadió la Capilla de la Trinidad como un lugar santo para las reliquias de Santo Tomás el Mártir. Con el tiempo otros entierros importantes se llevaron a cabo en este lugar, como el de Eduardo Plantagenet (el Príncipe Negro) y el Rey Enrique IV de Inglaterra. La Torre Corona (nombre original) fue construida en el extremo este para que contuviera la reliquia de la cabeza de Santo Tomás que le fue cercenada en su asesinato.
Los ingresos obtenidos por parte de los peregrinos (que incluyeron a personajes como Geoffrey Chaucer, autor de Los cuentos de Canterbury) quienes visitaban el santuario de Becket, considerado como un lugar de curación, pagaron en gran medida por todas las reconstrucciones subsecuentes de la Catedral y de sus edificios aledaños.
La fachada está abierta por un ventanal de tracería calada y flanqueada por dos torres con contrafuertes. Posee una portada construida entre 1425 y 1427 muy decorada. Se accede por la puerta sur; la nave central, está abierta por altísimos y estrechos arcos ojivales entre pilares fasciculados que se disponen en abanico al llegar a la bóveda. Desde el transepto, cuya bóveda consta de ramificaciones marmóreas en abanico, se baja a la cripta con planta de cinco naves. Es la mayor y más elaborada de toda Inglaterra. Ocupa el espacio del coro y de la Trinity Chapel y los anexos absidiales. Pertenece al primer periodo normando y conserva los capiteles figurativos y las nervaduras talladas de los pilares compuestos. En la nave derecha se abren dos capillas: la Temple Chapel y la St. Grabriel´s Chapel, de época normanda, con planta de dos naves decorada con frescos del siglo XII. En la nave izquierda se abren otras dos capillas: la St. Nicholas Chapel y la Holy Innocets Chapel, de dos naves separadas por pilares salomónicos y capiteles decorados.
El coro es del siglo XII y su artífice fue Guillaume de Sens. Subiendo los escalones laterales del altar mayor se entra en la Trinity Chapel, construida en honor a Becket. Es una construcción de planta elíptica que se sustenta sobre columnas pareadas de mármoles variados. Está iluminada por vidrieras que ilustran los milagros del santo. La tumba de Becket se encuentra en el punto señalado por el altar of Swords Point, antes de ser destruida en 1538 por orden de Enrique VIII. Detrás del altar se encuentra la Cátedra de San Agustín, del siglo XII, trono en mármol de Purbeck utilizado en la coronación de los arzobispos.
La antigua torre central normanda fue demolida en 1430. La reconstrucción de la torre (Bell Henry) ocurrió aproximadamente 50 años más tarde, comenzando en 1490, y terminando en 1505, su altura final fue de 91 metros y su estilo la de gótico perpendicular.

DETALLES DESTACADOS DE LA CATEDRAL

La Rosa de los Vientos

La rosa de los vientos de bronce es el símbolo de la comunión anglicana de todo el mundo, de la que la Catedral de Canterbury es la Madre Iglesia. La inscripción en griego significa “La verdad os hará libres” (San Juan 8:32).

El martirio

Es el lugar precioso donde Thomas Becket fue asesinado, lo que convierte en el corazón histórico de la Catedral. Así anochecer del 29 de diciembre de 1170, los caballeros del Rey Enrique II irrumpieron en la Catedral por la puerta del claustro que se encuentra a su espalda. Mientras Becket se preparaba para el oficio de vísperas, lo atacaron violentamente con las espadas, causándole la muerte sobre estas piedras. Desde entonces, éste ha sido un lugar sagrado de peregrinación.

La versión moderna del Altar de la Punta de la Espada (llamado así porque la punta de la espada de uno de los Caballeros se rompió, por la fuerza de los golpes, al chocar con el suelo de piedra) está situado en el lugar en el que anteriormente existía un altar medieval. Durante siglos éste es uno de los puntos de peregrinaje de la Catedral. Es significativo que el Papa Juan Pablo II y el Arzobispo Robert Runcie oraron aquí el 29 de mayo de 1982, durante la primera visita que el Papa realizó a Inglaterra. El día de Santo Tomás Becket (29 de diciembre), durante una procesión a la luz de las velas después del oficio de vísperas, el Arzobispo reza aquí una oración.

La cripta oriental

En un principio, desde 1170 a 1220, la tumba de Becket estuvo situada en ella. Se cree que aquí han tenido lugar muchas curaciones milagrosas. Las dos ventanas con celosía en el centro, en la parte superior, permitían a los monjes custodiar la tumba desde la cámara de vigilancia situada arriba.

La Capilla de la Coronilla

Esta capilla se añadió para albergar la coronilla de Santo Tomás, que se le desprendió mientras era martirizado. En 1978 la capilla se dedicó a los Santos y Mártires de nuestro tiempo.

Junto a ella está la tumba del Arzobispo Hubert Walter, la tumba más antigua de la Catedral. Data de 1205 y tiene talladas cabezas románicas.

La tumba del Príncipe Negro

Más allá, a su derecha, se encuentra una de las más hermosa tumbas medievales de la Catedral, la de Eduardo Príncipe de Gales, conocido como el Príncipe Negro (m. 1376). La efigie dorada le muestra en armadura completa incluyendo guanteletes y yelmo, con los estribos que ganó la batalla de Crécy, y junto a su perro. En la parte superior cuelgan copias de su “ajuar funerario”. Los escudos de la tumba incluyen, por primera vez, las tres plumas de avestruz, símbolo de la paz, las cuales todavía se conocen como “las plumas del Príncipe de Gales”. Las detalladas instrucciones funerarias que el príncipe dejó se siguieron fielmente, excepto la de enterrarlo en la Cripta- se juzgó más apropiado situar la tumba aquí, cerca de Santo Tomás Becket.

Después de la partida de los romanos en el siglo VI, el condado de Kent cayó
en manos de los sajones y la cristiandad desapareció casi por completo. En
el año 597 AC, el Papa Gregorio mandó a Agustín y a otros 40 monjes para
reestablecer la cristiandad. Agustín convirtió con éxito al Rey de Kent,
Ethelbert, y estableció la fundación para la expansión de la cristiandad en
toda Gran Bretaña. Agustín construyó una iglesia y monasterio y se convirtió
en su primer arzobispo. Por desgracia no ha quedado nada de esta primera
Catedral, pero desde entonces Canterbury ha sido la sede del arzobispo. A
día de hoy, la Catedral es la Madre Iglesia de la comunidad Anglicana en
todo el mundo.
La Catedral tiene una rica variedad de estilos arquitectónicos. En 1067, la
primera Catedral fue destruida por un fuego. Guillermo el Conquistador
construyó una catedral nueva en un estilo mucho más grande (1070-1077).
Después el Coro se construyó sobre la Cripta (1098-1130). Este Coro nuevo
también fue destruido por el fuego en 1174 y tuvo que ser reemplazado: el
innovador arquitecto francés Guillermo de Sens reconstruyó un magnífico
Coro nuevo en estilo gótico, al que le siguieron las capillas de la Corona y de
la Trinidad. La reconstrucción de la Nave en estilo perpendicular por el
profesional albañil Yeveley, al igual que la adición de las nuevas torres y
cruceros en los siguientes 100 años, convirtieron la Catedral en una de las
más bonitas e interesantes iglesias del mundo cristiano.
El asesinato del arzobispo Thomas Becket hizo que la Catedral fuera uno de
los centros de peregrinaje más importantes de Europa. Thomas Becket,
primer Canciller y amigo cercano del Rey Enrique II antes de convertirse en
arzobispo, fue exiliado a Francia durante 6 años después de un conflicto con
el Rey. Las discusiones empezaron pronto cuando volvió en 1170, y se dice
que el Rey exclamó “¿Nadie va a librarme de este cura entrometido?” Cuatro
caballeros tomaron las palabras del Rey al pie de la letra y se dirigieron a
Canterbury. En la noche del 29 de Diciembre siguieron a Becket hasta la
Catedral y lo asesinaron en el lugar que hoy en día se llama ‘El Martirio’.
Hasta 1220, el cuerpo de Becket y su tumba se encontraban en la parte Este
de la Cripta; dos días después de su asesinato, los peregrinos empezaron a
llegar en gran número y se dice que ocurrieron muchos milagros.
Thomas fue canonizado en 1173, lo que hizo a Canterbury incluso mucho
más importante como centro de peregrinación. En 1220, la tumba del Santo
fue cambiada a la nueva Capilla de la Trinidad, construida especialmente
para alojar la tumba. Y allí estuvo hasta 1538, cuando fue destruida por orden del rey Enrique VIII. Dos años después, el monasterio fue disuelto: el Rey
destituyó al prior y a los monjes y los sustituyó por un Deán y un Capítulo
como parte de su conflicto con el Papa. El Rey quería divorciarse de su
esposa Catalina para casarse con Ana Bolena, y el Papa obviamente se
opuso. La separación de Roma se produjo por esta disputa, pero también por
la reforma evangélica en Europa.
La Cripta Oeste es la parte más vieja de la Catedral, y es todo lo que queda
de las partes de la Catedral que San Anselmo mandó construir durante el
periodo normando. Las paredes y los techos, originalmente, habrían estado
decorados como todavía se puede ver en la Capilla de San Gabriel. Cuando
el Coro se quemó en 1174, la Cripta del Este se extendió para formar la
fundación de la nueva Capilla de la Trinidad, la cual alojaría la nueva tumba y
ofrecería más espacio para los peregrinos.
La reconstrucción del Coro y de la Capilla de la Trinidad empezó desde la
parte Oeste. Se convirtió en una obra maestra del gótico, con una preciosa
bóveda, claves en el techo y columnas Purbeck. Su arquitecto, Guillermo de
Sens, se cayó del andamiaje durante la construcción y su trabajo lo terminó
su ayudante, Guillermo el Inglés.
En 1498 se completó la Catedral con una torre nueva, la Torre Bell Harry,
nombrada así por el prior Henry de Eastry. La torre está decorada con
escudos de gente que contribuyó a su construcción.
Antes de la Reforma, casi todas las ventanas habrían tenido vidrieras de
colores. Muchas fueron destruidas por los puritanos, pero Canterbury todavía
tiene la colección más importante de vidrieras medievales en el país. La
ventana más grande al Oeste contiene algunas de las vidrieras más viejas del
mundo. Las figuras muestran la genealogía de Cristo; dos ventanas de
principios del gótico en la nave Norte del Coro describen escenas del Antiguo
y Nuevo Testamento; se les llama “Las ventanas de la Biblia” o “La Biblia de
los pobres”. Las ventanas alrededor de la Capilla de la Trinidad cuentan las
historias de milagros con preciosas vidrieras de colores del siglo XIII. Muchas
muestran la antigua tumba en la Cripta, otras la tumba nueva, la cual fue
destruida más tarde. Las ventanas en el crucero Sureste fueron destruidas en
la Segunda Guerra Mundial y sustituidas en 1950 por un refugiado húngaro,
Evin Bossanyi. Éstas representan la Paz y la Salvación.
La tumba más famosa en la Catedral es la de Eduardo, el Príncipe Negro hijo
mayor del Rey Eduardo III; que podría haber sido Rey de no haber muerto
antes que su padre. Era un líder amable y valiente en las guerras contra
Francia, y se dice que los franceses lo llamaban el Príncipe Negro ya que
temían su valentía. Pidió ser enterrado en la Cripta, pero se decidió que era
demasiado importante y su tumba fue puesta cerca del “altar” de Thomas.
Al otro lado del Príncipe Negro descansa el único monarca inglés que ha sido
enterrado en Canterbury: el Rey Enrique IV y su Reina Juana de Navarra.
En los techos abovedados del Gran Claustro, se pueden ver unos 800
escudos de contribuyentes a la reconstrucción de la Catedral y sus claustros.
La preciosa Sala Capitular tiene el asiento del Prior, y era lugar diario de
reunión para los monjes. Las dos ventanas grandes muestran figuras que han
sido importantes para la historia de la Catedral. Una puerta en el claustro
lleva al Palacio del Arzobispo. Éste es relativamente un edificio moderno; el
antiguo fue destruido por los puritanos. El monasterio tiene un suministro sofisticado de agua y su “Torre del Agua”,
que sigue intacta, es una obra maestra del Románico. “King’s School”, la
escuela que se encuentra en la parte de atrás de la Catedral, fue fundada por
Enrique VIII y es la escuela privada más vieja de Inglaterra. Entre sus
alumnos más famosos se incluyen Christopher Marlowe, Somerset Maugham
y Hugh Walpole.
Una catedral es el asiento de un obispo, pero la Catedral de Canterbury es
más que eso; su obispo es el arzobispo, Primado de toda Inglaterra. No solo
es la madre Iglesia de Inglaterra, sino también de 80 millones de anglicanos
en todo el mundo.

Clasificar este punto de interés
Enlazar a un ruta de

Comentarios

Añadir comentario